Función de Cloroplastos

En este post veremos la función de Cloroplastos y la estructura. Los cloroplastos son organoides de dos células, de células vegetales; juegan un papel clave en uno de los procesos biológicos más importantes de la naturaleza: la fotosíntesis. En particular, son los cloroplastos en el proceso de fotosíntesis los que emiten el pigmento verde clorofila, debido a que las hojas de los árboles adquieren un color verde (sin embargo, no solo las hojas, sino también muchos otros representantes del mundo vegetal, por ejemplo, las algas). ¿Cuál es la estructura de los cloroplastos?

¿Qué funciones y procesos se llevan a cabo en la vida de la célula?

El número de cloroplastos en una célula vegetal puede ser diferente, para algunas algas en la célula solo hay un cloroplasto grande, a menudo de forma extraña, mientras que en las células de algunas plantas superiores hay muchos cloroplastos. Especialmente hay muchos de ellos en los llamados tejidos de la hoja mesofílica, allí una célula puede tener hasta cientos de cloroplastos.

Estructura de los cloroplastos

El cloroplasto incluye una membrana interna y externa (como en la célula, desempeñan el papel de una barrera protectora), espacio intermembrana, estroma, tilacoides, grana, láminas, luz.

Dentro del cloroplasto, hay un espacio semi-líquido llamado estroma y los discos aplanados son tilacoides. Estos últimos se apilan juntos, llamados graham, y los granos mismos están conectados entre sí mediante tilacoides largos, que se denominan laminillas. Es en los tilacoides donde está el pigmento verde que es importante para la clorofila.

En el estroma semi-líquido del cloroplasto se encuentran sus moléculas de ADN y ARN, así como los ribosomas, que proporcionan a este importante organoide una cierta autonomía dentro de la célula. Además, el estroma del cloroplasto tiene granos de almidón, que se forman con un exceso de carbohidratos formados durante la actividad fotosintética.

Función de Cloroplastos
Función de Cloroplastos

Función de cloroplastos

La función más importante del cloroplasto es, por supuesto, la implementación de la fotosíntesis. Recordamos que durante la fotosíntesis de células vegetales con cloroplastos que usan la luz solar, la glucosa se sintetiza a partir del dióxido de carbono y el agua. Además, el oxígeno se libera como un importante “subproducto”.

El principal pigmento fotosintético en este proceso es la clorofila, localizada en las membranas del tilacoide, aquí es donde tienen lugar las reacciones leves de la fotosíntesis. Además de la clorofila, las enzimas y los portadores de electrones están presentes de inmediato.

Un hecho interesante: los cloroplastos intentan establecerse en una célula para que sus membranas tilacoides estén en ángulo recto con la luz solar. O, en términos simples, los cloroplastos en una célula siempre son atraídos por la luz.

La estructura de la clorofila

En cuanto a la estructura de la clorofila, consta de una larga cola de carbohidratos y una cabeza de porfirina. Su cola es hidrofóbica, es decir, tiene miedo a la humedad, por lo tanto, está sumergida en el tilacoide, la cabeza, por el contrario, ama la humedad y está en la sustancia líquida del cloroplasto: el estroma. La absorción de la luz solar se lleva a cabo precisamente por la cabeza de la clorofila.

Por cierto, los biólogos distinguen entre varios tipos diferentes de clorofila: clorofila a, clorofila b, clorofila c1, clorofila c2, etc., todos ellos tienen diferentes espectros de absorción de la luz solar. Pero sobre todo en las plantas es la clorofila a.

Como puedes observar los cloroplastos son importantísimos y si deseas saber más sobre noticias de la naturaleza, no olvides chequear en nuestros posts.

Las células vegetales

Las células vegetales son unidades morfológicas y funcionales que conforman los tejidos de las plantas y pertenecen al grupo de células eucariotas –aquellas que poseen unos citoplasmas en un compartimiento de membranas–. Son fundamentales para el correcto desenvolvimiento de los vegetales, ya que en ese lugar específico donde están adheridas ocurre el proceso de la fotosíntesis.

Hay varios tipos de células, pero por lo general, todas cuentan con una pared celulosa que protege su composición, dos membranas que encierran el contenido de las células y un núcleo que varía en tamaño y tipo, protegida por las membranas y es donde se encuentra el ADN de las unidades morfológicas vegetales.

A continuación, desglosaremos en detalle todo lo referente sobre las células vegetales para que tengas claro cómo funcionan y cuáles son sus características principales. Quédate con nosotros, porque seguro te servirá en un futuro.

¿Qué son las células vegetales?

Las células vegetales, también conocidas como unidad vegetal celular, son elementos de menor tamaño que se encuentran dentro de los tejidos de los vegetales. A diferencia de las células en los animales, estas son eucariotas, es decir, poseen núcleo definido, siguen un patrón morfológico y desempeñan funciones indispensables para el correcto desenvolvimiento de la vida de los vegetales.

Se distinguen por su forma, espesor y constitución, presentando orgánulos rodeados de dos membranas, interior y exterior, que almacena energía de la luz solar para realizar un proceso de suma importancia conocido como fotosíntesis.

células vegetales

Momento en que las plantas toman los alimentos necesarios. Posee una gran vacuola central exclusiva de este tipo de plantas, que es el lugar donde se depositan las sustancias químicas y los residuos de agua.

Tipos de células vegetales

Existen tres tipos de células vegetales conocidas como:

Células de parénquima

Son las unidades vegetales que dan apoyo fungiendo como el transporte de las sustancias necesarias para el organismo. Son las encargadas de llevar a cabo la fotosíntesis y es la de mayor abundancia dentro de los vegetales.

Células de colénquima

Cuentan con una pared celular primaria en la madurez. Posee una forma alargada, dotadas de gran flexibilidad y son las unidades morfológicas de mayor resistencia en los tejidos de los vegetales.

Células de Esclerénquima

Se diferencian de los otros tipos de células vegetales por ser más duras y rígidas, con dos paredes celulares y una habilidad natural para ser impermeables. Antes de madurar por completo, mueren en el proceso. Tienen la función de proteger al tejido.

estructura de las células vegetales

Características de las células vegetales

Las características de las células vegetales son las siguientes:

  • Poseen una pared celular distintiva del resto de las células en los seres vivos. Son parte de su composición y es un tipo de exoesqueleto que le otorga textura a cada unidad morfológica.
  • Como bien se nombró anteriormente, está conformado por un núcleo que encierra un ADN, por lo que es denominado célula eucariota.
  • Son las encargadas de atrapar la luz solar para producir compuestos orgánicos naturales que es lo que alimenta las plantas.
  • No tienen un tamaño y forma fija, oscila entre una variable microscópica y una célula de 4cm.

Clorofila y cloroplastos

Clorofila y cloroplastos son dos términos que fácilmente se pueden relacionar, sobre todo porque ambos se encuentran inmersos dentro del mundo se los organismos vegetales. Pero la realidad es que, la clorofila es un pigmento que se almacena dentro de las tilacoides, estructuras que se encuentran dentro de la estructura interna de los cloroplastos, y que le otorgan color verde tanto a estos orgánulos como a las propias plantas, algas y algunas bacterias.

¿Qué es la clorofila?

Muchos organismos vegetales, como las plantas terrestres y las algas, destacan por poseer un color verde en sus hojas. Esto se debe a la presencia de un pigmento del mismo color que le otorga esta tonalidad: se trata de la clorofila. Esta sustancia puede llegar a estar presente hasta en algunas especies de bacterias. Algunos organismos animales la obtienen a través del consumo de cloroplastos.

Clorofila y cloroplastos

El descubrimiento de la clorofila data para el año 1817, y fue gracias a dos científicos originarios de Francia. Su experimento se centraba en el aislamiento de este pigmento, obteniéndolo directamente de las hojas de las plantas. Se considera fácil de identificar, ya que este reacciona a la exposición bajo la luz del sol. De esta manera, se considera como un pigmento fotorreceptor. Así mismo, se ha logrado clasificar en dos tipos:

  • Clorofila a: se trata de un tipo de clorofila reconocida por su influencia dentro del proceso de transformación de energía solar en química. Posee un grupo metilo en su estructura, ubicándose en el carbono 3 del anillo 2. Su color por lo general es azul verdoso.
  • Clorofila b: varía principalmente debido a la presencia de un formilo en el mismo lugar donde la clorofila a tiene el metilo. Posee un espectro de absorción menor y su color es amarillo versoso.

Clorofila y cloroplastos

La clorofila y cloroplastos están estrechamente relacionados, ya que este orgánulo almacena al pigmento dentro de su estructura. Las tilacoides son unas vesículas dispuestas en columnas, conocidas como granas, dentro de las cuales de almacena la clorofila. Es así como logra ubicarse dentro del cloroplasto, lo que permite darle a este una tonalidad verdosa, así como a toda la planta.

Clorofila y cloroplastos

Esta biomolécula ha logrado cumplir un papel de gran importancia dentro de la fotosíntesis. A través de este proceso, los organismos de origen vegetal han logrado aprovechar la energía solar para la producción de compuestos orgánicos, permitiendo su desarrollo óptimo dentro de los ecosistemas a los que pertenecen, logrando así entrar en la categoría de seres autótrofos. En este sentido, son capaces de generar su propio alimento.

Función de la clorofila en la fotosíntesis

Cada una de las partes del cloroplasto cumple una función dentro de la fotosíntesis. Y la clorofila es la que da inicio a todo este proceso durante lo que se conoce como fase luminosa. Al ubicarse en las hojas, pueden recibir de manera directa los rayos del sol, pudiendo captar y absorber la energía solar para transformarla en energía química.

Pero no se limita a esta acción, ya que también se encarga de la ruptura de la molécula de agua que obtiene la planta a través de las raíces. Así se libera el oxígeno en la atmósfera a través de los estomas, mientras que el hidrogeno queda almacenado, así como el resto de la energía. Todo esto será empleado durante la fase oscura. A partir de este momento, la clorofila ya no interviene, finalizando el proceso en el estroma, donde el carbono será fijado, y el hidrógeno se combinará con el dióxido de carbono.

Clorofila y cloroplastos

Así se producen los compuestos orgánicos y otros nutrientes que aprovechará la planta para favorecer su crecimiento y desarrollo.