Cloroplastos en microscopio

Observar cloroplastos en microscopio ha permitido conocer más a fondo el mundo celular de los organismos vegetales. Además de ofrecer una vista más amplia de estos orgánulos, ha sido un instrumento esencial para el estudio de la fotosíntesis, el papel que juegan dentro de este proceso, y cada una de las estructuras que lo componen.

Visualizar cloroplastos en microscopio

Hablar de las plantas, implica mencionar una estructura de gran importancia que forma parte de sus hojas: los cloroplastos. Estos orgánulos siempre han sido los encargados de contribuir a la producción de nutrientes de los organismos que se forman a partir de células vegetales. Pero su tamaño es tan diminuto, que el ojo humano no es capaz de observar un cloroplasto a simple vista. Por tal razón, se necesitan de instrumentos especializados, que permitan una mejor exploración de cada una de las estructuras y células que conforman a la planta.

Cloroplastos en microscopio

Es así, como se puede observar los cloroplastos fácilmente a través del lente de un microscopio. Se destaca como un instrumento de laboratorio que permite observar objetos de tamaño muy reducidos a un tamaño visible para la vista humana, pudiendo identificarlos nítidamente. De esta manera, fue la herramienta ideal para el estudio de estos orgánulos.

Estudio de los cloroplastos en microscopio

De esta manera, a través del uso del microscopio, es que se demostró la existencia de los cloroplastos. Uno de los primeros estudios realizados a través de este, fue gracias a Julius von Sachs. Para 1865, la observación de muestras de organismos vegetales, le permitió tener una vista más amplia de lo que sucedía en estas células.

Sometió a un espectro de luz a los cloroplastos, demostrando de esta manera la fotosíntesis, declarando que dentro de estos se almacenaba una sustancia que reaccionaba tras la exposición a la luz, era la clorofila. Como resultado de este proceso, pudo evidenciar la producción de gránulos de almidón.

Años más adelante, en 1881, Theodore Engelmann realiza estudios de cloroplastos en microscopios. Se decidió por una muestra de spirogyra, donde logró observar como las bacterias se aglomeraban alrededor de los orgánulos, buscando aprovechar el oxígeno que estos desechaban tras la ruptura de la molécula de agua.

Cloroplastos en microscopio

Pero para un segundo experimento en 1882, modificó el instrumento, logrando crear un micro-espectroscopio que fue utilizado en una muestra de Cladophora, la cual fue iluminada con una luz de espectro que emitía ondas azules y rojas. Luego se le añadió bacterias para simular el experimento anterior, comprobando que estas volvían a agruparse alrededor de los cloroplastos en busca de oxígeno, pero las mayores concentraciones se lograron donde había mayor incidencia de luz roja o azul. Es así como logró comprobar en qué zonas se produce mayor actividad fotosintética.

Estos dos experimentos que permitieron realizar estudios de cloroplastos a través del microscopio, mostraron como resultado la existencia de la clorofila, el proceso de fotosíntesis dentro de las células vegetales y cómo las plantas producen oxígeno mientras realizan esta actividad.

Imágenes de cloroplastos en microscopios

El uso del microscopio ha llegado a ser académico, encontrando estos instrumentos dentro de instituciones educativas, buscando mostrar a los estudiantes el mundo celular de las plantas. Y para conocer mucho mejor a los cloroplastos, se utiliza un microscopio óptico que permita mostrar una imagen nítida de estos orgánulos, pudiendo identificar su forma y color fácilmente.

Cloroplastos en microscopio

Para lograr  imágenes claras y definidas, se debe seguir un procedimiento sencillo. Una vez que se elige la muestra a estudiar, se coloca sobre un portaobjeto agregando una gota de agua sobre este. Una vez sobre la platina, se procede a observar a través del lente. Se recomienda utilizar un aumento que varía entre 10x y 40x, dependiendo de la imagen que se desee tomar.

Cloroplastos microscopio

En los laboratorios científicos, existen aparatos que permiten observar todo aquello que no es visible a ojo humano. En este caso, se utiliza cloroplastos microscopio para observar estos orgánulos que forman parte de las células vegetales. Pero con una adaptación adecuada de este instrumento, se puede llegar a estudiar con mayor amplitud la intervención de estos sobre la fotosíntesis.

Observar los cloroplastos microscopio

Los cloroplastos son orgánulos muy diminutos que pueden llegar a medir entre 4 y 6 micros. Este tamaño impide que sean a simple vista, por lo que es necesario utilizar un microscopio para poder definir estas estructuras que integran a la célula vegetal. Aunque no son identificables al ojo humano, los estudios científicos que se han propuesto durante años, han permitido la identificación de la clorofila, pigmento que le brinda el color verde a las hojas de las plantas, y se encuentra dentro de los cloroplastos, lo que asegura su existencia.

Cloroplastos microscopio

Pero para quien desea verlos bien definidos, necesita implementar este instrumento de laboratorio, que se permite aumentar el tamaña de células diminutas, a grandes escalas, pudiendo observar en este caso a los cloroplastos de manera detallada. Para lograrlo, es necesario tener como muestra una hoja de alguna planta, de la cual será rebanada un pequeña porción para colocarla sobre un portaobjeto como tan solo una gota de agua. Esa muestra será colocada en el microscopio, donde se podrá observar de manera definida las células vegetales, y dentro de estas, pequeños puntos verdes aglomerados: estos son los cloroplastos. Para poder identificarlos, lo mejor es utilizar un aumento de 40x.

Hasta el momento, aparatos de esta clase, son los únicos que han permitido la observación de estos orgánulos celulares, permitiendo así su completo estudio para el entendimiento de la fotosíntesis.

Fotosíntesis a través del micro-espectroscopio

Todos conocen la fotosíntesis como un proceso realizado por las plantas que permite la obtención de sus propios nutrientes, mientras que a la vez logra liberar oxígeno en el ambiente. Para que se lleva a cabo, es necesaria la intervención de los cloroplastos, los cuales forman parte de las células vegetales. Pero a pesar de que sabemos que ocurre a lo largo del día, no es un proceso que se pueda observar, ya que ocurre a nivel celular. Para comprender el funcionamiento de la fotosíntesis, los científicos han implementado métodos de estudios para conocer más a fondo como ocurre este proceso.

Pero a diferencia de la observación de los cloroplastos, en este caso es necesario micro-espectroscopio, un aparato conformado por un microscopio que utiliza un ocular de espectroscopio, y permite definir mejor las reacciones que se desencadenan durante la fotosíntesis. Es necesario que la muestra a estudiar se haya sometido a la luz, de tal manera que los cloroplastos hayan absorbido la energía lumínica, dando inicio al proceso de transformación.

Cloroplastos microscopio

Si bien no existe la posibilidad de observar cómo se efectúa la ruptura de la molécula de agua o la transformación de la energía proveniente de la luz del sol en energía química, este aparato permitirá definir qué tipo de luz utilizan mayormente estos orgánulos para que se de a lugar la fotosíntesis, siendo la luz ruja o a la azul las de mayor provecho para desencadenar todas las reaccione inmersas en este proceso.

Bacterias y cloroplastos

Sin embargo, a través de otro experimento se puede observar los resultados que se producen durante la fotosíntesis. Se sabe que a través de esta, la planta o alga es capaz de generar oxígeno, liberándolo al ambiente. Siempre será necesario que la muestre haya absorbido luz, para poder obtener la energía necesaria que permita llevar a cabo el proceso. Cuando se utiliza un microscopio para observar esta fase, se logra ver como distintas bacterias se van aglomerando alrededor de la célula vegetal, buscando aprovechar el oxígeno liberado.